Natalia Hills Alejandro Aquino

Informazioni sul maestro

Una pareja de bailarines de tango con escuela
Natalia Hills y Alejandro Aquino se conocieron en el año 1988, cuando Juan Carlos Copes estrenó “Tango-Tango” en la emblemática avenida Corrientes de Buenos Aires. El espectáculo contaba cronológicamente la historia del tango, en el que Alejandro encarnaba uno de los roles protagónicos en un cuadro con música de Astor Piazzolla y Natalia hacía una aparición con su compañero de ese momento en el final de la obra, transmitiendo de esta forma que el tango seguiría vigente con jóvenes bailarines. Así fue como se conocieron, en un espectáculo del que también participaban el maestro Roberto Goyeneche, la señora Norma Ponds y el maestro Atilio Stamponi.
Cuando en los ‘90 el Tango parecía olvidado en Buenos Aires, Natalia y Alejandro, cada cual por su lado, salieron a recorrer el mundo para seducir otras culturas, mostrando y enseñando el compás del dos por cuatro. Alejandro se radicó en Italia y Natalia hizo base en USA.
Durante 25 años fueron embajadores y predicadores del arte de bailar el tango, y en 2012 se reencontraron en Indonesia para bailar juntos en el Mandarín Internacional Hotel, un evento patrocinado por Bazaar Magazine, BNB Indonesia y la Embajada Argentina en Yakarta. Fue Alejandro quien viajó desde Italia como artista invitado por Tangueros del Sur, la productora de Natalia Hills.
Con muchas horas de trabajos y ensayos fueron compartiendo el “revivir” de la generación de los 80 que marcó la manera de sentir el tango. Se fundieron en “la pareja de tango”, con las mismas bases, la formación que le inculcaron sus maestros. 
Era muy importante para Natalia sentir el abrazo de Alejandro en la concepción de las coreografías y el baile, del bailarín que siempre había admirado. Los une la misma pasión por este arte y el deseo de difundir este legado a las nuevas generaciones. Ambos sabían que era el principio de una asociación importante…
Formación, Técnica y Amistad
Natalia y Alejandro son de los que entienden que para bailar el tango hay que sentirlo en el corazón y trasmitirlo a los pies. Dueños de una exquisita técnica, aprendieron de los grandes maestros: Miguel Balmaceda les aportó el tango de salón, el tango caminado, las pausas, el abrazo, la densidad, la lentitud. Antonio Todaro, el tango de las figuras y la innovación de un estilo creado en los años 50, la búsqueda de los acentos, los giros y contra giros, todas las dinámicas, todos los pasos, todas las variaciones posibles. Pepito Avellaneda los acercó al estilo orillero, en el ritmo de la milonga y el vals cruzado. Fueron personas claves permanente aprendizaje.
 

Rimani in contatto

Descrizione dello stile

Todos, fueron exigentes al 100%, les transmitieron sus vivencias fortaleciendo sus enseñanzas a través de un vínculo de amistad y les contagiaron la esencia del tango y la milonga: El baile de un tiempo pasado que ellos no habían vivido pero que pudieron incorporar y sentir profundamente gracias a sus grandes maestros. Les inculcaron la escuela del “baile en pareja”, en el sentido de cómo dos personas deben mantener un diálogo en el abrazo mediante los movimientos, completándose.

Location abituali

I° Ravenna tango festival

Piazzale Torino, 16, Milano Marittima

Prossimi eventi

Nessun evento in programma